Chocolatería San Ginés: sirviendo chocolate con churros desde 1894

Corría el año 2005 y mis amigas y yo habíamos ido a una fiesta de estudiantes internacionales que organizaban en el Palacio de Gaviria cuando era discoteca, al terminar la noche nuestro cuerpo nos pedía calorías. A falta del carrito de jochos o los Chupas, optamos por el puesto de comida más cercano. Así fue como un día a las 6am de la mañana probé el tradicional chocolate con churros de la Chocolatería San Ginés.  

Resulta que la Chocolatería San Ginés lleva sirviendo chocolate con churros desde 1894 (lo que uno se perdería si no saliera de fiesta). Ubicada en el Pasadizo de San Ginés, a unos pasos de la Puerta del Sol, abrió sus puertas para servir chocolate con churros a la gente que salía del teatro, la ópera o la zarzuela. Ha sido lugar de reunión de eruditos de la literatura y las artes. Durante la Segunda República, algunas personas le llamaban ‘La Escondida’ dada su ubicación.

Hoy en día su público es de lo más diverso, abre 24 hrs los 365 días del año, por lo que a lo largo del día, noche y madrugada, desfilan turistas, familias, personas mayores y gente que, como nosotras aquel día, elige la Chocolatería San Ginés para terminar la fiesta desayunando unos churros con chocolate.

Chocolate con churros
Deliciosos churros con chocolate. Chocolatería San Ginés. Madrid

Los churros se siguen elaborando de forma artesanal, tal como comenta el principal maestro churrero Daniel Real en este artículo para el ABC. Además, según este artículo de Madrid Diario, “tienen una excelente materia prima: una mezcla de harinas, que se cultiva especialmente para ellos, y el aceite de girasol, que se va reponiendo de manera constante, a una temperatura clave (220 grados)”. El chocolate es espeso, por lo que es ideal para sumergir los churros en él y degustarlos; la pareja perfecta dicen por ahí.

Chocolate con churros Chocolatería San Ginés Madrid
Chocolate espeso de receta propia. Chocolatería San Ginés. Madrid

Al ser una de las chocolaterías más famosas y antiguas de Madrid, aparece en casi cualquier guía turística; así que, sí, hay que hacer fila y a veces hay que esperar un buen. Por lo que si vas a la hora de la merienda y en invierno, quizás te hagas un poco viejo esperando antes de probar sus deliciosos churros con chocolate. Pero bueno, si vas con tiempo, antojo y paciencia, merece la pena la espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s